Autor: Johanna Sanabria, profesional de Maestrik


Es indispensable analizar e identificar que el uso de colores es un elemento que apoya los procesos de aprendizaje y memoria; en este caso, de una segunda lengua. Para mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje, en determinadas ocasiones, se recurre a los estímulos facilitadores. Los cuales se evocan mejor ya que permiten atraer la atención del estudiante, y de cierta manera refuerzan el aprendizaje.

Uno de los usos más prácticos e importantes en el aprendizaje de idiomas es la manera en la cual, por medio de colores, el profesor tiene la capacidad de presentar el vínculo entre factores que son iguales. En primer lugar, se pueden enseñar los diferentes tiempos verbales de tal manera que se muestra el sujeto de un color, el verbo de otro color y finalmente, el complemento de otro color. Tal como se muestra en el siguiente ejemplo:

Vamos a presentar una oración en presente del indicativo utilizando colores primarios para recordar su estructura.

inglés colores

De esta manera, se torna un poco más sencilla la memorización de diferentes estructuras y cuando se llega a un punto en el cuál se entiende la codificación de los colores, los apuntes a la hora de repasar serán mucho más fáciles de entender.

Por otro lado, se torna importante identificar que el color permite la comunicación visual y ayuda a captar la atención en el desarrollo de sus actividades. De esta manera, el estudiante puede memorizar fácilmente un tema relacionado con los colores propuestos. En este punto, también entra el uso de presentaciones o material autentico que capte la atención del estudiante, que el color le motive a prestar atención. El color es indispensable para guiar el proceso de enseñanza-aprendizaje, su uso permite memorizar la información, enriquecer el canal visual y personalizar actividades para el desarrollo de una sesión o clase.

Aun así, resaltando anteriormente la importancia del color y su papel en el proceso de aprendizaje de un idioma, cabe aclarar que este debe ser utilizado de manera correcta, Cuando el color no se usa bien o en el contexto adecuado, puede convertirse en una distracción y causar una disminución la concentración e interés de los estudiantes. Es decir, en una diapositiva se debe tener en cuenta el contraste entre el fondo de la presentación y el color de la letra, ya que si en algún momento se llegan a mezclar los colores el estudiante se perderá de la información que se está dando. Por otra parte, si en una clase se está enseñando dos o más temas, se deben usar más colores. Esto debido a que si se utilizan siempre los mimos posiblemente surja una confusión al momento de memorizar; más aún cuando un estudiante aprende de manera visual.

Finalmente, este artículo presenta  que la codificación por colores tiene un efecto importante en la mejora de la adquisición de una segunda lengua, de información y en la memorización. El color nos ayuda a categorizar los estímulos educativos que se nos presentan siempre y cuando sean utilizados de la manera correcta. Con esta ultima oración, se pretende hacer énfasis en que no necesariamente se debe realizar una sesión de aprendizaje llena de color ni tampoco se deben desarrollar las guías utilizando siempre el color ya que puede jugar en contra y en lugar de atraer la atención del estudiante; lo va a desconcentrar.


Reserva aquí con Johanna Sanabria tus clases de inglés.