Autor: Fernando Monroy, profesional de Maestrik


Ya no hay más remedio, estamos avanzando a pasos agigantados y el futuro es ahora. Pasamos un buen tiempo quejándonos de lo difícil que es transportarse a nuestros sitios de trabajo, el tiempo, dinero y energía que gastamos en ello no nos deja un buen inicio ni de semana, ni laboral, ni de nada. Pues sucede que a causa de la pandemia actual, muchos de nuestros trabajos se volvieron virtuales y por causas de fuerza mayor  empezamos a trabajar en casa de forma remota. Sin dejar de lado, obviamente, los teletrabajos que ya se han venido creando día tras día.

Sin embargo, lograr la tarea de unir lo laboral con lo familiar y hasta personal en casa no ha sido tarea fácil. Aquí te vamos a dar unos buenos consejos para que logres esa unión exitosamente.

  • Lo primero que debes analizar es la cantidad de personas que van a estar conectadas y haciendo sus actividades al mismo tiempo. En muchos casos, nuestras parejas, hijos, padres y demás familiares han trasladado su oficina también al hogar y debemos organizarnos para que todo fluya muy armónicamente.
  • Después de conocer la cantidad de personas, debemos crear los espacios. Por lo general, con los niños tenemos que adaptarles un escritorio en su habitación. No te preocupes por temas de concentración o distracciones ni demás. Ellos son los que mejor se adaptan a los cambios y puedes estar seguro que lograrán acomodarse perfectamente. Busca esos escritorios empotrables tipo repisa que van a la pared, brindan más comodidad y espacio, además de ser mucho más económicos.
    Esto tiene dos razones: la primera nos brinda espacio en nuestras salas de estar (las cuales son un sitio estratégico para controlar nuestro entorno) para acomodar nuestra oficina y la segunda les brindamos privacidad y fomentamos independencia al tener que solventar sus situaciones como si estuvieran en el colegio.
  • Sea que tengas que organizar a tus hijos, o no, ya debemos arreglar la distribución de los muebles en la sala para poner nuestra oficina. Busca siempre estar cerca de una toma de corriente para no tener que cablear una extensión que se vuelve incómoda y hasta peligrosa. Si no queda más remedio, asegura muy bien el cable entre el borde de la pared y el entrepaño.

Depende de la cantidad de equipos que necesites utilizar. Escoge un escritorio a la medida. Si es más pequeño, encontrarás dificultades con el teclado o las agendas o si necesitas escribir; si es más grande, te encontrarás con un mueble ocupando un gran espacio innecesario. Encontramos un escritorio con 80cms de largo que puede albergar un portátil en una base dock-in y una pantalla adicional de 21 pulgadas sin problema. Además, si encuentras uno con rodachines sería fantástico por la comodidad de poner una silla fija.

  • Precisamente seguimos con la silla, entre más dura y consistente sea la espuma donde te sientas, mucho mejor estarás.Créenos y definitivamente apúntale a una ergonómica que te permita tener tu espalda en forma de “s” como debe ser. Y no, no es necesario gastar un montón de dinero, ¿por qué no ir a esas páginas donde rematan el mobiliario de empresas que ya no los van a utilizar o en sitios como MercadoLibre? que tienen buenas promociones tanto de nuevas como usadas.
  • Definitivamente la luz juega un factor importante. Sería ideal ubicarte donde puedas trabajar sin necesidad de tener alguna luz encendida y si necesitas de la luz, ya pasamos por la experiencia y te podemos decir que es mucho mejor tener luz fría (blanca o azul) que luz cálida (ámbar o amarilla) ya que esta segunda genera un destello molesto en los ojos y en las pantallas de nuestros equipos.
  • Un punto adicional a esto de la iluminación es que debes o debes usar protector solar tres veces al día (recomendado por los Médicos dermatólogos) cuando te encuentres frente a una pantalla, debes usar lentes con filtro UV y Gamma para evitar el daño a tus ojos.
  • Hazte a un buen apoyabrazos y pad mouse que te permitan evitar el problema del Túnel Carpiano. Aproximadamente cada dos o tres horas levántate a hacer una pausa activa. Si hay más miembros en la casa, invítalos a que se unan. Aparte de saludable, también es divertido.
  • El horario: te rogamos y pedimos encarecidamente que tengas un horario establecido. Que empieces y termines cuando debes. Hemos experimentado este proceso de estar en casa y vemos que al no tener que trasladarnos “aprovechamos” para realizar más labores, pero no debe ser así. Debemos respetar el horario laboral para poder dedicar tiempo de calidad a nosotros mismos y a nuestras familias. De lo contrario, aumentaremos el estrés al tener la sensación de no poder desconectarnos de nuestras labores.
  • Prepara tus comidas con antelación. Esto nos permitirá ser más eficientes y no tener que interrumpir labores a cada momento para preparar algo, lo cual nos quita tiempo y nos lleva a alargar nuestra jornada.

Por último, queremos pedirte que seas paciente y tolerante. Sea que estés solo o vivas con tu familia. Trabajar en casa puede llegar a ser algo extenuante en versión 24/7. Toma tu espacio cada día y realiza las actividades que más te gustan y divierten, dedica tiempo a tu familia y amigos desde la virtualidad de ser necesario y entiende que esto es temporal, que también pasará y que sobre todo nos deja bastante enseñanzas de las cuales debemos tomar lo mejor para crecer como personas y profesionales.

Me despido agradeciendo el tiempo que tomaste para leer este artículo y te invito a revisar las demás entradas de nuestro blog que te serán de gran ayuda.


Reserva aquí con Fernando Monroy tus clases de inglés, francés.