Autor: Johanna Sanabria, profesional de Maestrik


Retomar la rutina escolar puede ser una tarea difícil teniendo en cuenta que cuando los niños salen a su periodo de vacaciones los diferentes hábitos diarios cambian drásticamente en la mayoría de los casos. Es por esto, por lo que el regreso a clases genera ansiedad o preocupación tanto en los niños como en los padres. Para que esta tarea no se torne tan complicada, te presentamos cinco consejos que posiblemente te pueden ayudar a prepararte durante esta etapa con mayor facilidad:

  1. Adaptación previa: Este punto se convierte en uno de los más importantes debido a que los niños se han acostumbrado a ciertas rutinas en las que no se contempla el ámbito educativo, lo cual puede generar problemas si de un día para otro se realiza un cambio drástico en dichas rutinas. Por tal motivo, recomendamos empezar a cambiar la rutina diaria con mínimo una semana de anticipación para que el estudiante se vaya acostumbrando poco a poco y que el regreso a clase no sea tan difícil.
  2. Modificar los horarios de sueño: En importante saber que en vacaciones muchos estudiantes no se preocupan por acostarse temprano para madrugar al otro día, es por esto por lo que cuando regresan a clase y vuelven a tener sus horarios “estrictos” se puede generar cierto tipo de inconvenientes que terminarán afectando el rendimiento académico. Es indispensable ir modificando con anticipación esos horarios de manera que el niño empiece a entender que las vacaciones están por finalizar y se adapte a la rutina académica de manera efectiva.
  3. Realizar un repaso previo: En el periodo de descanso de los estudiantes, muchos de ellos tienden a olvidar lo que han aprendido previamente y cabe resaltar que este conocimiento es importante para facilitar el aprendizaje y adquisición de nuevos conceptos. En este punto, es recomendable que durante las vacaciones se establezcan algunos tiempos de estudio, estos no deben ser tan extensos para que los niños logren disfrutar de sus vacaciones. Otra alternativa para esta recomendación es empezar a recordar y repasar los conceptos es estudiar con el estudiante algunos días antes de empezar la jornada escolar.
  4. Retomar hábitos alimenticios: Durante la temporada escolar los colegios e instituciones educativas suelen supervisar una adecuada alimentación para sus estudiantes, por lo que al momento de entrar a la temporada de vacaciones, los niños generalmente olvidan esos hábitos y pueden empezar a excederse en alimentos que son poco saludables; tales como las golosinas, las grasas, etc. Es importante que progresivamente los padres empiecen a retomar tanto los hábitos alimenticios saludables como las horas adecuadas en las que estos se consumen, ya que posiblemente en horario de clases los estudiantes no pueden consumir alimentos a los que estaban acostumbrados durante las vacaciones.
  5. Ambientar el lugar de estudio: Esta recomendación toma el último lugar en nuestra lista de consejos, pero no es la menos importante. Esto debido a que durante la temporada de vacaciones los niños tienden a guardar sus útiles académicos para poder disfrutar y tener un descanso adecuado. Sin embargo, es recomendable que con anticipación, los padres juntos con los estudiantes empiecen a ordenar el lugar en el que se tomarán las clases de manera que este sea adecuado y ayude en el proceso de aprendizaje. De esta manera, se podrán evitar distracciones tales como juguetes, ropa o cualquier artículo que no aporte a la clase y que por el contrario, capte la atención del estudiante.

Finalmente, aunque entendemos que lograr que un niño se vuelva a adaptar a la escuela es una tarea difícil; esperamos que estos cinco consejos sean útiles y faciliten dicho proceso. Pero no te preocupes, Maestrk está acá para acompañarte en este regreso a clases.


Reserva aquí con Johanna Sanabria tus clases de inglés.