Autor: Maestrik

¿En qconsiste la técnica Pomodoro?

La técnica del Pomodoro es un método de gestión del tiempo que se basa en la idea de que las pausas regulares sirven para mejorar la agilidad mental y prevenir las acciones multitarea, que no nos permiten concentrarnos al 100 %. Ponerla en práctica te ayudará a aumentar tu productividad y tener más tiempo libre para disfrutar de tus actividades favoritas.

¿Qué finalidad tiene esta técnica?

Lograr ser más productivos a través s de la adopción de la funcionalidad de un temporizador de cocina que normalmente tiene como diseño a un tomate "Pomodoro" en Italiano, ya que esa es la nacionalidad de su creador, Francesco Cirillo. Su idea parte de ayudar a culminar de manera eficiente todo tipo de tareas de estudio, trabajo, entre otras.

¿Cómo funciona?

La premisa de esta técnica es estudiar o trabajar en una sola actividad por 25 minutos, sin hacerle caso a ninguna distracción luego descansar 5 minutos, volver a trabajar otros 25 minutos, y así sucesivamente. Cada una de estas unidades de tiempo de 25 minutos constituye un “pomodoro”, y cada vez que hayas completado 4 pomodoros (100 minutos de trabajo y 15 de descanso) podrás hacer una pausa de 15 a 20 minutos.

¿Cómo organizar mis actividades?

1. Divide el día en las tareas que necesitas realizar

Escribe una lista de tareas realizables para cada día y distribuye tu jornada ya sea de estudio o de trabajo en “pomodoros” para saber cuántos vas a necesitar hasta completar el trabajo.

2. Ordena esta lista por prioridades

Define bien las tareas de las más urgentes e importantes a las menos importantes e urgentes. Intenta hacer esto para no enfocar tu concentración entre varias actividades a la vez.

3. Programa tu temporizador (25 minutos de trabajo intenso y centrado)

El concepto de un temporizador analógico, según el creador, tiene su porqué; si programas, activas y apagas el dial temporizador de forma física predispones a tu cerebro mejor que si utilizas herramientas digitales. Esta idea, como casi todos los puntos del método, tiene detractores.

4. Trabajar en la tarea hasta que termine el Pomodoro y marcarlo en una lista con una X.

Cada periodo de 25 minutos de trabajo se asume como un pomodoro. Con la técnica Pomodoro se cree que, para estar concentrados, necesitamos varios periodos de descanso.

5. Pausa de 5 minutos de descanso.

La excusa más utilizada por las personas para incluir actividades o hobbies en su jornada diaria es la falta de tiempo; pero debemos tener un equilibrio entre nuestras obligaciones y nuestro tiempo libre. Así que después de poner tu X en la tarea realizada y sentir esa sensación de satisfacción; es momento para tomar un descanso. Levántate de tu lugar de estudio/trabajo y haz algo de eso para lo que nunca tienes tiempo.

6. Cada 4 pomodoros tomamos un descanso más largo: 10 / 15 minutos.

Generar hábitos no es una tarea fácil pero en eso consiste el proponerse pequeñas metas alcanzables, limitas los periodos de concentración a 25 minutos, el temporizador suena, y a descansar. No vale hacer trampas. De esta forma, es verdad que el cerebro se acaba acostumbrando aunque llevemos tiempo con otros hábitos.

El breve descanso recarga las pilas, y marcar el Pomodoro como terminado nos da una sensación de logro y querer seguir hasta completar la jornada.

El método y sus resultados se van haciendo más fáciles y alcanzables a medida que te acostumbras a ponerlo en práctica. Al principio es luchar contra tus hábitos, pero al mes, empieza a funcionar sin darte cuenta.

¿Qué esperas para darle a tu hijo las herramientas para triunfar?

¡Reserva aquí sus clases personalizadas!