Autor: Andrea Tejeda, profesional de Maestrik


El átomo es la partícula más pequeña de un elemento que mantiene sus propiedades químicas al ser dividido. El conocimiento del átomo nace desde la curiosidad del hombre para explicar los  fenómenos naturales del siglo IV a.c. con el pensador griego Demócrito quien creía que al dividir las sustancia llegaría a un punto en el que se crearían partículas microscópicas incapaces de dividirse; por esta razón, las bautizó como átomos, que en griego significa “no se puede dividir”.

El átomo está compuesto por tres subpartículas. Los protones, neutrones y electrones. Lo que las diferencia entre ellas es la relación que establecen.

- Electrones, son las partículas subatómicas más ligeras y tienen carga negativa. Los protones

+ Protones, son las partículas subatómicas con carga positiva. Pesan unas 1.836 veces más que los electrones.

· Neutrones, sin carga eléctrica (o carga neutra). Pesan aproximadamente lo mismo que los protones.

Los protones y neutrones se encuentran agrupados en el núcleo del átomo. La energía que mantiene unidos los protones y los neutrones es la energía nuclear. Por lo tanto, el núcleo atómico tiene una carga positiva en la que se concentra casi toda su masa. La carga total del núcleo (positiva) es igual a la carga negativa de los electrones, de modo que la carga eléctrica total es neutra.

A continuación te explicamos los modelos atómicos que hemos tenido durante el inicio de este estudio:

1. Modelo de Joseph John Thomson: En 1897 el físico danes Joseph John Thomson creó el primer modelo atómico. Este estaba formado por una esfera de carga positiva en la que se incrustaban electrones con carga negativa. Para esta época se sabía que el átomo era neutro, así que Thomson justificó su modelo proponiendo que la carga positiva de la espera central era la misma que las incrustaciones negativas. Thomson es conocido por su famosa referencia al porqué de pasas o a la galleta de chispas de chocolate.

Modelo atómico de Thomson

2. Modelo de Ernest Rutherford: El físico británico Ernest Rutherford demostró en un experimento de bombardeo de rayos alfa a una fina lámina de oro que los átomos no eran macizos, como se creía. Sino que la mayoría del átomo está vacío y en su centro hay un núcleo diminuto.

3. El modelo de Niels Henrik David Bohr: En 1913 el físico danes Niels Henrik David Bohl, estudió los modelos atómicos de los científicos anteriores y los complemento con la mecánica cuántica. Para realizar su modelo atómico tomó como base el átomo de hidrógeno. En este modelo los electrones giran en órbitas circulares alrededor del núcleo. Explicó que cada órbita tiene un nivel energético que toma valores enteros desde 1 a 7 y recibe el nombre de “número cuántico principal” representado con la letra n. Este determina la distancia al núcleo y el radio de la órbita.

4. El modelo de Erwin Rudolf Josef Alexander Schrödinger: Este modelo explica la estructura del átomo desde su modelo cuántico. Este da la forma geométrica de la densidad electrónica probable para cada uno de los niveles y subniveles de energía. Este modelo postula que los electrones son ondas que se distribuyen en el espacio. Un dato curioso de este gran científico es que intentó explicar el funcionamiento de las subpartículas atómicas con una paradoja mental llamada el gato de Schrödinger.

Los estudios recientes del átomo han hecho que su nombre asignado por Demócrito pierda sentido etimológico dado que han sido comprobadas sus numerosas divisiones en subpartículas.  

Recuerda que en Maestrik encuentras profesionales que te ayudarán con cualquier duda. Si quieres ampliar tu conocimiento en este campo, descarga la app y toma tu clase con un Maestrik para alcanzar tus metas.


Reserva aquí con Andrea Tejeda tus clases de química, física, matemáticas.